Precios Taxi contra Uber y Cabify

Una de las mayores disputas que existen entre ambos servicios es el tema del precio, tanto Uber como Cabify son empresas enormes, que disponen del suficiente dinero para ofrecer precios bajos así como para influir en los clientes a través de anuncios de dudosa credibilidad. Pero hay algo muy importante que a nadie se le debe de escapar, son empresas privadas, que solo buscan su beneficio económico y detrás de esas ofertas de «supuestos precios bajos», hay una doble intención nada buena para los consumidores.

Para entender el asunto mas a fondo, debemos de empezar por el principio. El servicio del Taxi se encuentra regulado y controlado por las administraciones públicas, fijando unos precios máximos que no pueden sobrepasar y que garanticen una rentabilidad suficiente para el que presta el servicio, de este modo, se evita las intenciones de manipular un servicio, subiendo tarifas sin límite en determinadas ocasiones para enriquecerse o aprovecharse del consumidor y sus circunstancias.

El falso gancho de precios baratos

Estas empresas utilizan la libertad que tienen al no estar reguladas, para jugar con el precio de sus servicios. Su objetivo es trabajar en pérdidas, obligando a las empresas de VTC que trabajan para ellos a prestar servicios pocos rentables, lo que provoca que tengan chóferes trabajando 12 horas y mas al día para sacar un mínimo de beneficio.
De este modo intentan acabar con la competencia directa, el servicio de taxi, ya que si consiguieran que éste desapareciera, ya no habría un servicio público que contrarrestara sus intenciones, que nos es mas que aprovecharse de los clientes en ciertas ocasiones, aludiendo a altas demandas para cobrar el precio que quieran sin límite.

El nivel de manipulación de la opinión pública por parte de estas empresas es tal, que la mayoría de la ciudadanía creen que sus precios son cerrados, extremo que por desgracia acaban comprobando que es falso, cuando al acabar un servicio ven como su factura a subido por un desvío de trayecto no solicitado, un atasco o cualquier causa ajena al cliente pero que deberá de pagar.
Además si le han cobrado de mas y no está de acuerdo, ponerse en contacto con estas empresas es algo casi imposible, no disponen de una atención al cliente directa y los usuarios acaban por desistir en sus reclamaciones.

Ventajas de un servicio de Taxi regulado

El Taxi al encontrarse regulado y controlado por la administración pública, la seguridad de sus usuarios se encuentra completamente atendida, incluso a la hora de cualquier reclamación disponen de diversos lugares donde podrán, incluso, denunciar fácilmente cualquier anomalía.
Para empezar tanto los Ayuntamientos como las comunidades autónomas fijan unas tarifas máximas que en ningún momento se pueden sobrepasar, no importa la demanda, las circunstancias del tráfico…las tarifas son de obligado cumplimiento.


Además al ser un servicio regulado está obligado a dar un servicio mínimo ante cualquier circunstancia, esto lo pudieron comprobar muchos usuarios durante el confinamiento, en muchas ciudades como por ejemplo Sevilla, Uber y cabify desapareció y solo quedaron los taxis para atender a quien lo necesitaba. Y sin subir tarifas, cosa que cualquier empresa privada hubiese aprovechado para ganar mas dinero (¿Os acordáis que pasó con el precio de las mascarillas? Pues eso…

Durante el confinamiento, en Sevilla, sino hubiera existido el Taxi, los usuarios se hubiesen quedado sin servicio ya que empresas como Uber y Cabify desaparecieron del mapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.